EE. UU 1-877-407-5847 | México 01-800-288-2243 | Internacional 1-812-671-9757
  • Nuestra autora destacada del mes es...

     

    Patricia Galván

    Vocación pedagógica y pasión literaria se conjugan a la perfección en la figura de nuestra Autora Destacada del mes de agosto, Patricia Galván. Una escritora que, con su obra, ha conseguido no sólo acercar el idioma español a los más pequeños, sino acrecentar su gusto por la lectura.

    Descubrir el gusto por la lectura y hacer volar la imaginación gracias a los cuentos deberían ser dos de los derechos fundamentales de la infancia. Lo sabe bien nuestra autora, Patricia Galván, que ha hecho de su vocación pedagógica y su pasión literaria los canales de transmisión de la lengua hispana a los más pequeños.

    Su arma es la palabra escrita, la cual ha conseguido plasmar en su libro publicado con Palibrio, Fifo, el perro que va al cerro, una obra que recoge las competencias lingüísticas básicas para que los niños de kínder no sólo aprendan a leer sino que sientan la necesidad de hacerlo. Sin obligaciones, por amor a las letras, únicamente.

    El libro destila el amor a las letras de esta maestra de profesión a su vez que una trayectoria profesional que avala la obra como material educativo en escuelas y familias. Todo, con un simple propósito: “Despertar el potencial intrínseco” de estos futuros lectores para que encuentren lo que la escritora califica de “Tesoro al final del Arcoiris”.

    Las primeras letras

    Las aventuras del perro Fifo en un cerro peligroso son el hilo conductor que permiten a la autora desgranar las palabras básicas que todo neófito literario debería saber. Se trata de vocablos frecuentes como, yo, voy, tu, el o una –entre otros- que, aparte de ser indispensables para la fluidez lectora y escritora, figuran entre las competencias educativas requeridas por el Estado de Texas, donde la autora reside y trabaja como enseñante.

    En total, son cerca de 70 las palabras “resaltadas en diferentes colores para que el niño vaya memorizándolas de forma repetitiva” y recogidas también al final de la obra para que maestros y padres sepan cómo enseñarlas.

    Juntamente a un aprendizaje hecho de forma divertida, la compenetración del triángulo “Padre-Maestro-Niño” en la enseñanza al cual se refiere Galván es para ella una de las claves “que una maestra necesita para ver cumplido su objetivo de enseñar a leer a nuestro niños hispanos”.

    Por este motivo, la escritora recomienda: “Leer de 10 a 20 minutos diarios siempre será efectivo y aumentará el interés de los niños por la lectura, además de dar tiempo de calidad en los hogares”.

    Fifo, en bibliotecas públicas y circuitos escolares

    Después de ver un vídeo donde la autora relataba algunas historias propias a sus alumnos y decidir que los cuentos tenían potencial para publicarse, su hermano decidió contactar con Palibrio pero, en ese momento, nadie de la familia imaginaba aún que la obra podía convertirse en material de estudio en escuelas estadounidenses. Fue entonces cuando, gracias a la gran ayuda de su esposo Nick Galvan, quien siempre confió en el libro, pudo lograr que Fifo, el perro que va al cerro empezara a distribuirse.

    Un año más tarde, Fifo ya ha sido distribuido en el Distrito Escolar Independiente y el Distrito Escolar Unido Independiente de Laredo en Texas. A esto cabe sumar las múltiples presentaciones del libro que han tenido lugar en ciudades como Scottsdale (Arizona) o San Antonio (Texas), así como en diferentes escuelas, bibliotecas públicas locales y emisoras de radio.

    Pese a este éxito que la obra está cosechando en los circuitos educativos, la autora no lo cambia por el “orgullo” que siente al ver a sus alumnos mejorar la fluidez lectora a partir de sus obras: “Oírlos decir que quisieran ser como el personaje principal de mi obra es una sensación indescriptible que me indica que mi libro está dejando huella en nuestros futuros profesionistas”. Es en estas ocasiones cuando la vocación como maestra de nuestra escritora se antepone a su amor por la escritura.

    No obstante, esto no le basta a esta mujer que se define a sí misma como “soñadora, guía y forjadora de mentes que desean alcanzar el éxito en la vida”. Por ello, planea ya participar de la mano de Palibrio en importantes exhibiciones literarias como la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

    Un baúl de pensamientos

    Ya experimentada en el campo de la autopublicación, esta escritora es consciente que “un buen asesoramiento” es siempre el aspecto más importante cuando de escoger una editorial para publicar se trata. Este es precisamente el que más valora de Palibrio: “La mejor parte es la esmerada atención de sus representantes, quienes facilitan el camino que necesita un escritor neonato para ver culminado sus sueños”. “Sin su ayuda, mis sueños se hubieran quedado estancados”, añade.

    Gracias a la publicación de su obra, ella ya ha podido compartir con padres y alumnos su propio “baúl de pensamientos” y ha vivido como el público espera las historias “con los brazos abiertos y ansioso de viajar entre nuestras letras”.

    Por esta ansia de leer historias del público, el auge del idioma español y el gran crecimiento que está experimentado la población de origen hispano en los Estados Unidos, este parece ser un momento más que idóneo para promocionar la obra de nuestra autora. ¡Te deseamos lo mejor, Patricia!