EE. UU 1-877-407-5847 | México 01-800-288-2243 | Internacional 1-812-671-9757
  • Nuestro autor destacado del mes es…

    Ernesto García Uranga

    No sólo ha logrado desechar los dogmas que habían oprimido su desarrollo espiritual sino que nuestro Autor Destacado del mes de enero ha conseguido también conocer la Verdad y ser merecedor de su propia paz interior. En sus dos libros publicados con Palibrio, nos comparte los secretos que una vida a la sombra de la religión le ha enseñado y desmonta mitos arraigados en la conciencia colectiva por muchos años. Ernesto García Uranga ha conquistado “la infinita libertad de ser uno mismo entre mucho más”, ¿quieren saber cómo?

    La religión marcó de tal forma su infancia y juventud que, una vez abandonados los años de entrega y devoción sin cuestionamientos al catolicismo, Ernesto García Uranga decidió bajar del pedestal los dogmas ocultos en la doctrina de esta institución.

    Lo hizo a través de la literatura y para ello escogió a Palibrio, editorial que lo apoyó en el despegue de sus ideas y lo guió “con gran sensibilidad e inteligencia”.

    Nuestro autor partió de los conocimientos adquiridos en su trayectoria como seminarista y predicador de la palabra del Señor, pero agregó a esta erudición una búsqueda constante de la verdad que lo ha acompañado también a lo largo de toda su existencia.

    Fruto de todo ello son sus dos libros publicados en español, Desmitificación de dogmas y devociones católicos en Cien años de soledad y Catecismo del hereje: Un breve contra-alegato a la Iglesia católica, obras de investigación con diferente enfoque, pero con un único mensaje a fieles o ateos: “No den todo por sentado; indaguen y rebélense contra todo aquello que pretende poseer la única verdad”.

    Sus palabras escritas son su particular rebelión contra ese dogmatismo, “una invención humana que nada tiene que ver con una revelación divina”, pero también su grito silenciado a analizar las imposiciones de fe en función del valor de éstas en la vida espiritual de cada uno.

    Crítica literaria y religiosa con sabor a Nobel

    Lo acompaña una única voluntad de “desenterrar las verdades ocultas por la Iglesia” pero dos formas distintas de ponerlo en práctica. Con gran variedad estilística alcanza García Uranga su propósito en estas obras ya que mientras la primera se presenta como una critica literaria, la segunda bebe únicamente de “sus experiencias cara a cara con la religión”.

    En Desmitificación de dogmas y devociones católicos en Cien años de soledad, el escritor explora la obra del Nobel colombiano en la indagación de las “inconfundibles alusiones” en ella presentes sobre el canon católico.

    Desde la resurrección de Cristo hasta el pecado mortal o el sacramento de la penitencia, pasando por la asunción de la Virgen María, la Inmaculada concepción, el pecado original y otros muchos dogmas, la obra pone de manifiesto la intención de Gabo de “mostrarlos como invención humana por medio de la parodia”.

    Teología histórica y vivencias propias

    Consciente que sus ideas pueden representar para muchos compatriotas mexicanos una seria amenaza a la fe imperante, nuestro autor no se amedrenta en su siguiente obra, más al contrario: En Catecismo del hereje se despoja totalmente de los argumentos ajenos y esgrime los suyos propios en pro del descubrimiento de las que denomina “manipulaciones teológicas” del catolicismo.

    Para ello se vale del sustrato de la teología de reconocidos analistas - Hans Küng, Karl Rahner, Leonardo Boff, Alhaj D. Ajijola- pero ante todo de la “desbordante acumulación” de situaciones que le ha tocado vivir dentro del seno de una familia “ultra católica”.

    Nos referimos a los rezos en familia –al levantarse, para tener un buen día, con las comidas y al dormir—, al catecismo de los sábados —donde el autor escuchó por primera vez la “gran invención de la Iglesia católica sobre el pleito eterno de Dios y Satanás”— y al seminario –“lugar donde me lavaron el coco con tantos dogmas que hasta perdí la cuenta”.

    Una vez liberado de estas devociones a las que resuelve en llamar “enconos que le carcomían el hueso de la existencia”, el autor decantó su gusanillo literario a aclarar estas cuestiones: “Soy un individuo preocupado por saber siempre la verdad y eso me ha impulsado a esta clase de investigación”, asegura.

    El subtítulo no puede decirlo más claro: un breve contra-alegato a la Iglesia católica o, como nos comparte el escritor, una denuncia del “derecho que se otorga la iglesia a exigir que sus pronunciamientos de fe se sigan al pie de la letra porque son revelación divina”. Un ejemplo, el autor critica que ni la Biblia ni las Sagradas Escrituras explican como se da el proceso de revelación pero alegan que sólo al Magisterio le proclama el Espíritu Santo este tipo de revelaciones.

    Junto a esta exclusividad del Magisterio, se cuentan en el libro otras deformaciones que el autor atribuye a la institución como El Evangelio como justificación de dogmas, la inspiración de estos o su infalibilidad.

    En el fondo de tanta critica, nada más allá de valores universales como los que nos enumera su creador: “Honestidad de pensamiento, verdad, respeto a diferir del status quo e infinita libertad de ser uno mismo entre muchos más”.

    La casa editorial a escoger

    “Lo más importante es que tu casa editorial te apoye al cien por cien en la preparación de tu libro, que esté contigo constantemente atendiendo tus necesidades y respondiendo a cualquier pregunta. Esta es la casa editorial que debes escoger”.

    Él ya escogió a Palibrio, donde, tal y como nos explica, “me ayudaron inmensamente a consumar mi trabajo de manera satisfactoria”. Por esa experiencia con la “profesionalidad” y “asistencia oportuna” de su personal, piensa también en repetir publicación con dos proyectos aparentemente despojados de toda cuestión religiosa.

    No sabemos aún si esta vez será una serie de cuentos o un manuscrito relacionado con un tradicional médico de pueblo. Mientras gesta estas publicaciones, el escritor prepara también una conferencia y firma de libros en colaboración con la librería principal de Saltillo.

    Después de su particular descubrimiento de una verdad por tanto tiempo oculta y de la paz de espíritu que esto le ha reportado, nuestro autor se siente ahora completamente lleno con su nueva faceta de escritor: “Tengo unas ansias enormes de vivir en paz conmigo mismo y con los demás”.